La falta de limites en los niños y sus riesgos

Los problemas con la falta de límites en los niños de la actualidad es un auge en reuniones de padres, congresos médicos, consultas psicológicas, etc. Es un tema que está en boca de todos, y cada día se está haciendo más y más complejo. ¿Cuál es el motivo de esto?
¿Han cambiado las maneras en las que educamos a nuestros hijos?, ¿los niños son diferentes?, ¿por qué es tan difícil decir “no”?
La permisividad y la sobreprotección impiden que los niños conozcan la frustración, y esto trae múltiples inconvenientes en la vida del niño, y en su futuro como adulto también.
Ese niño que no tiene límites, que no acepta ni tiene un “no” por parte de las personas que lo educan; luego, deberá sobrevivir en una sociedad competitiva y frustrante. Este hecho lo enfentará a situaciones complejas, difíciles, llenas de obstáculos, llenas de negativas y límites que deberá aceptar.
Estudios indican se deben establecer límites claros desde el nacimiento para ayudar a los más pequeños a reforzar su personalidad y prepararlos para el futuro. No deben crecer como seres omnipotentes, que todo lo pueden. Se enfrentarán, durante todas las edades, a frustraciones reales.
Los niños, desde que nacen, tienen que aprender y diferenciar entre el bien y el mal, y que no tienen por qué tener todo aquello que desean. Debe existir siempre relación entre lo que le damos a nuestros hijos y su comportamiento, será fundamental que tomen los premios como resultado de lo que hacen, y no como una consecuencia de una rabieta.
El estudio mencionado anteriormente, indica que solo en un 30% de los trastornos de personalidad se relacionan con componentes biológicos, genéticos o de daño cerebral. El otro 70% restante está relacionado con condicionantes educacionales y ambientales. Es por esto, que poniendo límites desde pequeños cuidamos entre otras cosas su salud mental, a la infancia y también a lo largo de la vida.
Los niños a quienes no se les ha puesto ningún límite, se ven obligados a llamar siempre la atención para experimentar el límite de los padres.
Otros padres tratan de poner límites, pero no son consecuentes en su comportamiento y se dejan manipular por los más pequeños.
Debes reconocer que poniendo límites protegerás a tus hijos, tanto niños como adolescentes, de muchos riesgos, sobre todo en la vida actual.
Aprende a decir NO. Establece límites claros. No sucumbas ante una rabieta. No den órdenes ambos padres por separado, deben unirse y poner un límite claro, que no sea burlado por el niño.
¡Formarás niños independientes, autónomos, seguros y reflexivos!



Share     Report     Print Article
2 comments
  • Federico Priotti
    Federico Priotti Cabe señalar la importancia de qué manera decir "no", es sumamente importante llevar al chico a que comprenda por qué "no", y evitar en la medida de lo posible los "por que lo digo yo y basta"
    March 11, 2013
  • juan carlos de la cruz
    juan carlos de la cruz Muy buen articulo,el decir"NO"a ntros hijos cuando es necesario,sera un bien para ellos a futuro!
    March 11, 2013